Voy a ser honesto. Comparado con la cantidad de información que procesaba delante de las pantallas de los mercados en mi época de analista de mercados de renta variable, ahora soy un pobre y simple desinformado. Pobre, porqué en la economía real no se gana lo que se gana en banca, y simple, porqué solo tengo 52 seguidores en Twitter. Así que a mi opinión le faltan datos actualizados, y encima se entera poca gente. Resumiendo: una castaña!! Pero no leer 7 horas de informes financieros, económicos y de estrategia al día, te permite leer algo y reflexionar sobre ello, en vez de simplemente procesarlo para mayor gloria de tus clientes.

La Europa pobre (sí, sí, España en ella) tiene un problema parecido al que Alemania tuvo en los años 20, o EEUU en los años 30. El gran problema es que el Euro está empezando a representar hoy para las economías pobres de Europa, lo que el Patrón Oro representó para Alemania en la década de los 20. Con el Tratado de Versalles de 1919, las potencias Aliadas (Francia, UK, Rusia,..) obligaron a Alemania a pagar el coste de la 1ª Guerra Mundial. Se fijó que la cifra a reparar en $ 31,4 billones ($ 442 bn de 2012). El problema es que al existir el Patrón Oro, la deuda tenía que ser repagada en última instancia en oro. Y claro, no existía en Alemania una máquina de hacer oro. Tampoco tenían oro en sus reservas, y tampoco había muchas minas del preciado metal bajo protectorado alemán. Alemania no podía, ni que hubiera querido, pagar toda esa deuda. Eso llevó a sus gobernantes a imprimir dinero sin freno, lo que abocó al país a una hiperinflación, a la ruina total, y luego al III Reich, y luego a la 2ª Guerra Mundial.

En EEUU en cambio, el Patrón Oro actuó como freno para la recuperación durante la Gran Depresión de los años 30. Al no poder imprimir moneda (cantidad de dinero  = cantidad de oro en reserva) para que el crédito fluyera a unos negocios ahogados por la crisis, la recuperación de la economía solamente llegó tras des apalancar todo el sistema y empobrecer a casi toda la población.

En España, el Euro está actuando como el patrón oro (de las dos formas anteriores). Toda la deuda está en Euros. Si España no estuviera en el Euro, su moneda se depreciaría hasta hacer viable la economía de nuevo, vía menor coste de la deuda, mayor productividad y mayores exportaciones. Al estar dentro del Euro, y éste moverse al son de las economías ricas que ya están saliendo de la crisis, la moneda actúa como freno. Digamos que no se deprecia lo que debería.

Por otro lado, la estimulación de la economía vía el aumento de la cantidad de dinero, no se puede hacer porqué la máquina de imprimir dinero está en Frankfurt. La semblanza con la reticencia de imprimir dinero durante la Gran Depresión nos deja una radiografía empresarial parecida: Pymes ahogadas por la reducción de crédito, y paro; mucho paro.

En fin, un panorama muy oscuro para la economía Española. Os seré sincero de nuevo: la amenaza de que Cataluña (independetia gratia) saliera de la UE y del Euro, empieza a generarme alguna que otra simpatía.

Anuncios